Decretan “estado de riesgo” en playas de la región por presencia de especímenes “Fragata Portuguesa”

Hidrozoo-Physalia-Physalia-02
La Seremi de Salud de la región de Valparaíso, de acuerdo a las facultades que le confiere la normativa, determinó declarar en estado de riesgo la totalidad de las playas del borde costero de la región, ante la presencia del Hidrozoo Physalia Physalia, conocido como “Fragata portuguesa”.

A través de esta medida se faculta a la autoridad marítima, en caso de verificarse la presencia de la especie en alguna playa o balneario, decretar su cierre para el baño y las actividades de recreación en el ámbito marino y terreno, pudiendo efectuarse y desarrollarse únicamente actividades extractivas y productivas con precaución, hasta que sea nuevamente autorizado.

La medida se decidió aplicar luego que la Armada notificará a la Autoridad Sanitaria la presencia de estos ejemplares en las playas de El Quisco y Algarrobo en la provincia de San Antonio y Reñaca en la provincia de Valparaíso. En lo específico se prohíbe el baño de las personas en las zonas afectadas, mientras dure el fenómeno de la presencia del hidrozoo.

El cumplimiento de esta medida será fiscalizado por la autoridad marítima y como organismos colaboradores, por las respectivas municipalidades de la Región de Valparaíso, SERNAPESCA y pescadores artesanales, quienes podrán realizar monitoreos por tierra y mar en el litoral de toda la Región de Valparaíso.

Además, la disposición de la autoridad sanitaria dispone, en el caso necesario, la adopción de barreras sanitarias para garantizar el cumplimiento de la presente resolución.

La Seremi de Salud, María Graciela Astudillo hizo un llamado al autocuidado indicando que “los riesgos son efectos dermatológicos leves, en general no se producen grandes reacciones alérgicas, sin embargo, hay algunas personas que son las menos, que pueden sufrir schock neurológicos y alteraciones en el sistema nervioso que pueden llegar a ser mucho más complejas”, señaló la Seremi de Salud.

FRAGATA PORTUGUESA

La presencia de estos organismos es intermitente y depende de marejadas y vientos reinantes donde pueden ser desplazados hasta alcanzar el litoral. Las exposiciones tóxicas asociadas a este tipo de organismos marinos se producen con mayor frecuencia por contacto accidental durante un baño de mar; a pesar de que muchos de estos incidentes suelen ocurrir con medusas ya muertas o con restos de ellas.

Algunos ejemplares pueden quedar varados sobre la playa y producir sintomatología al ser pisados o tocados con las manos. Los tentáculos destruidos, encontrados en la orilla de la playa, constituyen un peligro, porque aún son capaces de envenenar por varias semanas. Esta medusa es de pequeño tamaño de 2 a 8 cm, con flotador de 2 a 3 cm y tentáculos de aproximadamente 10 a 12 cm.

Si bien este organismo tiene aspecto y comportamiento similar a las medusas, se trata de un hidrozoo sifónoro, un conjunto de organismos que colaboran para su superviviencia. Su aspecto es de un color azulado y una franja roja a lo largo del cuerpo.

Ante su presencia, se debe evitar las zonas de riesgo, sobre todo en los rompeolas, ya que allí se acumulan los restos de estos organismos. Los ejemplares que se encuentren en la playa conservan sus características tóxicas, por lo que la población no debe tocarlos. Sin embargo, si se produce algún contacto, se deben seguir las siguientes recomendaciones:
•Lavar la zona con suero fisiológico y aplicando compresas frías.
•También se puede utilizar agua de mar, evitando agua dulce, ya que facilita la absorción de la toxina.
•No rasparse la piel con arena o toallas y se debe asegurar que se han desprendido los tentáculos, pues, en ellos se concentra su toxicidad.
•Luego acudir inmediatamente a un centro asistencial.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *