Turismo social, importancia, beneficios y desafíos.

Por Mauricio Ramírez V.

Profesor de Turismo de Intereses Especiales, Licenciado en Educación, Técnico Universitario en Turismo, Diplomado en Gestión Estratégica en Turismo y Cultura, además cuenta con especialización en Turismo Sustentable y Turismo Comunitario del Centro de Estudios Avanzados en Turismo de la Universidad de Hokkaido, Japón. En estos días cursa el Magister en Gestión e Innovación del Turismo de Intereses Especiales en la Facultad de Ciencias Económicas y administrativas de la Universidad Austral de Chile y se gana la vida con su emprendimiento Terramedia, empresa dedicada a los viajes y al Turismo.

En esta oportunidad, dejaré de lado el turismo receptivo de Concón y de cómo mostramos nuestra comuna a Chile y al mundo e incentivamos la visita de personas hacia nuestra localidad.

Me voy a referir principalmente al lado opuesto, como las personas comunes y corrientes, los habitantes, sin ingresos altos puedan acceder a actividades de turismo y disfrutar de aquello, indagaremos en el lindo concepto de “Turismo Social”, tan recurrente sobre todo en entidades públicas, sin duda el turismo se ha convertido en una de las razones que moviliza más personas en el mundo y que además se ha transformado en un instrumento eficaz de desarrollo socioeconómico y cultural de algunos países, pero lamentablemente es una oportunidad a la que no todos pueden acceder, por distintos motivos, sin embargo me quiero detener en los beneficios que el Turismo tiene para la población.

Veámoslo desde una perspectiva de personas que realizan turismo habitualmente: Los efectos que la actividad turística puede tener sobre la salud psíquica de la población son igualmente significativos.
El tiempo destinado al esparcimiento permite atenuar temporalmente el ritmo acelerado que impone al individuo la civilización urbano industrial y reducir las angustias, las depresiones, tensiones y desequilibrios que provocan la permanente sensación de escasez de tiempo, la competitividad, el consumismo y demás presiones psicológicas de la vida diaria.
Todo ello permite que incida favorablemente en las relaciones laborales, en el hogar, en los contactos familiares y en las distintas formas de la convivencia humana.

Vemos los esfuerzos gubernamentales que realizan los gobiernos de turno por implementar programas a bajo costo y fácil acceso (Programa Giras de Estudio de Sernatur, Vacaciones Tercera Edad) que han aumentado el acceso al Turismo a través de subsidios a personas de un segmento especifico de la población, que en condiciones normales y con sus propios recursos no podrían acceder.

Sin embargo, creo que es un deber y tiene que ser parte de las políticas de desarrollo de los gobiernos locales, en este caso los municipios (que por ciertos varios municipios en la Región Metropolitana los implementan durante todo el año) invertir en actividades de Turismo, en temporada baja para sus propios habitantes.

Es decir crear programas, por cierto externalizándolos, que permitan a clubes de adultos mayores, niños de colegios municipalizados, dueñas de casa, agrupaciones de personas en situación de discapacidad, y el vecino común corriente, conocer y recorrer localidades cercanas y porque no, otras latitudes de Chile, de esta forma también vamos a contribuir a mejorar con un grano de arena su calidad de vida y entregaremos experiencias que quizás en su vida no volverán a tener.

Mucho nos preocupamos y me hago parte de eso, de cómo atraemos turistas a nuestra comuna, pero es deber también de nosotros, los empresarios y operadores que vivimos en Concón, crear e implementar programas accesibles a la población, de este modo los integramos a todos, permitiendo que todos puedan disfrutar y vivir la experiencia del Turismo.

En mis recorridos habituales por distintas organizaciones sociales, puedo percibir las ganas y el entusiasmo que las agrupaciones sociales tienen por salir. Muchas veces y por razones obvias, la falta de recursos es el limitante para llevar a cabo sus aspiraciones, no así otras, que se esfuerzan durante meses para poder tener los recursos que les permitan vivir.

Para otra columna dejaré los dividendos políticos que incluso el Turismo Social acarrea para aquellos que cada cierto tiempo buscan votos en los habitantes.
Por mi parte seguiré focalizando mis esfuerzos y nuestro emprendimiento para llevar a los habitantes de mi comuna a lugares soñados y a vivir experiencias inolvidables de la mejor manera posible, trabajando con la pasión y profesionalismo que siempre nos ha caracterizado.

Y para finalizar, no lo olvide. Turismo es más que una corvina, es más que una empanada, es más que un pintoresco festival.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *